Después de un fuerte abrazo a Patricia, a las 12:00 pusimos el Himno de la Armada “ Viva Colombia .... soy marinero ...”  y zarpamos felices a cumplir un sueno, una aventura en la madurez de nuestras vidas.

Apenas salimos del canal desplegamos las velas y comenzó oficialmente el cruce del Atlántico.  Nos despidieron también un par de delfines ya mar afuera frente a Miami Beach.  Navegamos rumbo NNE con un excelente viento y un mar calmado a unos  8 o 9 nudos, pero empujados por la corriente del Golfo (Gulf Stream) avanzabamos  realmente a unos 11 nudos.  Al anochecer estábamos ya en la parte Norte de las Bahamas con bastante tráfico de buques mercantes.  Ya al amanecer cambiamos el rumbo al NE y seguimos con buen viento y un mar excelente muy suave todo el Jueves, Viernes y Sábado.  El Viernes en realidad llegó un momenro en que se cayó el viento y viramos al Norte en busca de mejor viento y buscando meternos nuevamente en la corriente.  En ese momento tuvimos la oportunidad de desplegar el Gennaker; la hermosa vela que nos patrocinó “.CO” ... se veía imponente cuando se infló......  como si “Natasha” orgullosamente sacara pecho. 

Pero en la soledad del mar muy poca gente nos paró a preguntarnos “qué era .CO”....  La verdad es que no vimos nada ...  ni un solo buque en tres días (en todo el trayecto hasta Bermudad, espués de deajr atrás las Bahamas, si vimos tres buques es mucho).

Y aquí estamos en el medio del famoso y tan mencionado “Triangulo de las Bermudas”....  que chevere sería que aparecieran unos Ovnis y nos llevaran ...  o que de pronto entraramos en una niebla y al disiparse esta estuvieramos en otra dimensión ... como todas esas fábulas que existen sobre el famoso triangulo.  Pero no, no pasa nada y el mar sigue tranquilo y nosotros nuestro rumbo plácidamente.  Bueno ojalá no me hagan tragarme esta palabras .....


El Sábado Luis Fernando con quien me reporto todos los días a las 07:00 me informó que se nos venía encima un temporal.  El frente frío que tantos estragos hizo en Texas, Oklahoma y Kansas salió al Atlantico y venía hacia nosotros.  La misma información me dieron los reportes meteorológicos que recibí con el NAVTEX, el Trackphone y la red de información de Herb Hildemberg que recibo en el SSB.  Pero ya no había nada que hacer, estabamos a unas 300 millas de Bermuda y ni modo de devolvernos ni de esquivar o correr hacía otro lado.  Seguimos adelante con el mismo rumbo tratando de ganar el máximo de ruta posible.

El Domingo a las 17:00 ya el viento comenzó a subir a 25 nudos con rachas de 30-32 nudos.  Comenzamos a coger rizos en las velas hasta que ya no nos quedó sino un pedacito de nada en ambas velas, y aun así estabamos andando a 9.5 - 10 nudos.

Más o menos a las 23 horas el viento subió a 38 nudos y teníamos unas olas de 4 a 5 metros con espuma rompiente y la situación se  estaba poniendo insostenible.  Yo trataba de aguantar el velero a 30 grados de la ola y el viento, pero cada vez que subía la cresta, la ola rompía sobre nosotros me sacaba de rumbo y “Natasha” escoraba peligrósamente.  Metía la proa en el agua,....... pero con esa berrequera que la caracteriza, salía nuevamente airosa a enfrentar la siguiente ola. 

En ese momento fue que decidí hacer un viraje por avante y ponernos en posición de “Capear al Pairo” o “Capear Corrido” como dicen otros.  Esta maniobra consiste en acuartelar el foque a barlovento mientras se caza la mayor al máximo con el timón en posición opuesta tratando de retornar al rumbo anterior.   No voy a entrar en detalles pues la explicación de esto se  lleva un capítulo completo, pero la sensación al hacer este viraje es como de pasar de una licuadora incontrolada a de pronto ...ahhh!!!....  se calmó todo.....  Natasha quedó en esta posición balanceandose suavemente al vaivén de las olas y derivando lentamente.  Y así nos quedamos largo rato ... era una escena surrealista..... un cuadro de Dalí ..... Natasha pequeñita ante las inmensas olas cortas y altas de 6 o más metros que golpeaban el casco ..... olas rompientes con espuma, pero que en nuestra estela amainaban su furia rebajando esa traidora espuma rompiente ....  a proa las luces verde y roja se reflejaban en la neblina brumosa que dejaba la salpicadura del mar ....  y esa montaña de agua que se nos venía encima ....  Cada vez que subíamos a la cresta de la ola ...... volviamos a bajar a esa hondonada .....  y una vez abajo .... ahí estaba nuevamente la muralla de agua de 6 a 8 metros de altura .....  Pero mi “Natasha” tranquila ..... 

El viento silbaba en los estays y los obenques y lo poquito de vela que teníamos gualdrapeaba escandalósamente....... el viento siguió subiendo hasta llegar a 50 o 55 nudos......  Como les digo era una escena dantesca, digna de cualquier cuadro de Dalí con todas sus deformidades ..... “la ola, la neblina alumbrada por las luces de navegación, el sumbido de la furia de Eolus, la escora del velero....”   pero nosotros estabamos tranquilos en la bañera y adentro de la cabina.  Gracias al cerramiento de la bañera que Patricia me regaló de Navidad no se nos entró ni una gota de agua ( bueno, algunas goticas, sí)  ..... la verdad es que sin ese Bimini con su cerramiento tal vez no lo hubieramos aguantado.....

Quise sacar el Ancla de Capa, pero Roberto no me dejó.....  se opuso a que saliera cualquiera de nosotros a proa a desplegarla ........  “Es demasiado riegoso ! !! !!!”.

LECCION ----->   El ancla de capa debe estar accesible, y fácil de desplegar   < importante


Lo más surealista de este asunto es que en medio de toda esta tormenta de proporciones ya mayores ...  después de haber cuadrado las velas lo mejor posible (cobra un poco la escota de la mayor.... no! ... láscala nuevamente .... un poco más de angulo de timón ... cobra la escota del foque .... etc... etc....)  .... pasado un largo rato estabilizamos la situación ... y fué  entonces cuando Roberto me preguntó ...  buen y ahora qué ?  ... y le contesté ....   bueno, pues ahora a dormir....   todos a la cama hasta mañana. .....  No lo podía creer .....  Dormir... !!!  en medio de esta tormenta?    ....

A las 7 de la mañana los vientos ya bajaron a 28 nudos .....  comenzamos a verificar los daños .......  Nada!.....  “Natasha” intacta.  Los tanques de combustible que llevabamos sobre cubierta se habían soltado un poco y bailaban escandalósamente.... el dinghy que estaba en la proa   de soltó un poco, y el seguro del ancla se reventó pero esta quedó apoyada sobre el winche.   Nada importante.  Arreglamos todo esto y a desplegar más trapo en las velas nuevamente. 

Estabamos 31 millas atrás. En la 8 o 9 horas que duramos a la deriva, la tormenta nos devolvió 30 millas ...  O sea que si contamos que navegando a 7 u 8 nudos durante esas 8 horas habríamos recorrido 64 millas más las 30 que nos regresó; en resumidas perdimos como 100 millas. 


Bueno al desplegar el foque me di cuenta que el puño de amura se había reventado durante la tormenta.   Afortunadamente dejamos de desenrrollarlo a tiempo, y lo paramos un par de vueltas antes de su máximo de manera que pudimos cazarlo así. 

Esto me recuerda hace 40 y pico de años en el “Gloria” ... lo que nosotros bautizamos “la noche de los foques”........  Yo era Cadete abordo del “Gloria” , dandole la vuelta al mundo, y estabamos en medio de una tormenta en el Pacifico Sur navegando de Nueva Zelandia hacia Chile.  Me imagino que la tormenta era mucho peor que la que describí arriba..... pero en esa época eramos jóvenes cadetes de la Escuela Naval y no le temíamos a nada.  Pués fue tan tremendo el viento esa noche que durante la guardía que me tocó, presencié como se fueron rifando y quedaron destrozados, uno a uno, los cinco foques del “Gloria” ..... Ahoy! marineros.....

Bueno pero eso no fué todo.........  Una fuga de agua nos desocupó todos los tanques de agua......@#$%&**! .....  y el piloto automático que nos servía de mucha ayuda, sacó la mano !@#$%^&()    ....... entendieron ......  NO! 

Nos toco navegar las faltantes 180 millas nauticas timoneando manualmente, en turnos e dos horas.  Fue agotador.

Llegamos a Saint Georges, Bermuda el Miercoles  25 a las 01:40, trasnochados y agotados. Hicimos aduana, inmigracion, atracamos y a dormir !!!