Las fotos de arriba son de la costa de Sicilia, navegando hacia el Estrecho de Messina.   Ya llegando al estrecho hay mucho tráfico y embarcaciones de pesqueritos como esta .... 

........  afortunadamente tengo un buen vigía .... yo diría hasta una exclente vigía !!

Esta es la entrada al estrecho, marcada por el faro del Cabo Peloro.  Ahi se ve un crucero saliendo del estrecho y atrás, la parte continental de Italia.

El tráfico es impresionante .... y los buques se cruzan unos a otros en un espacio  mínimo.

Ya dentro del estrecho es que las cosas se complican.  Las corrientes de marea encajonadas forman unos remolinos que llegan a ser muy fuertes y peligrosos.  En las fotos de arriba se ve como el agua cambia debido a las corrientes en cuestión de metros.

En esta foto se ve claramente  como se comienza a formar un remolino ..

 

... que luego se convierte en esto.  Este pobre velero que iba adelante de nosotros se metió en uno de esos .........

.....  y vean cómo lo devolvió la corriente del remolino.  Ahi en realidad está andando en reversa en vez de avanzar.   Nosotros mismos en algunos momentos con full vela y motor a toda, avanzábamos a uno o dos nudos.

Y en la mitad del estrecho, están estos curiosos pesqueros con altísimas torres de vigías y una estructura a proa como una especie de bauprés largísimo hecho de estructura de hierro que parece un andamio acostado.  Uno de esos casi nos embiste !!

Hacia la salida del estrecho hacía un calor insoportable y el sol estaba pegando durísimo asi que pusimos unas toallas alrededor de la bañera para protegernos.

Bordeando el mar a todo lo largo de la costa del lado continental de Italia va una carretera  impresionante con unos puentes magníficos.

Esta es Reggio di Calabria, donde entramos a pasar la noche.  Una ciudad industrial sin mayor atractivo.  Apenas para descansar después de la jornada del paso del estrecho.