En Korčula nos quedamos varios días debido a que yo me enfermé y estuve unos días en cama.  Irina y Ana se fueron para el “Feliz” donde Michel y Tere las recibieron como dos hijas más.  De ahi fueron a Split y nos reencontramos luego en Hvar.