Viene el contramaestre de la marina a indicarnos que nos atraquemos a proa de este hermoso velero “Oyster”

Que quede bien asegurado ese cabo, Yvette !!!!

Yvette viene feliz !!!

Patricia alista el bichero

A ambos lados del acantilado se encuentran estas garitas desde donde pasaban una cadena de lado a lado para impedir la entrada de buques enemigos.  Este sistema de protección se usó hasta la Segunda Guerra Mundial.