Subiendo la montaña dejando atrás las hermosas caleticas y pasando por parajes de extrañas formaciones rocosas, se llega a Sartène.